LA RAMBLA, DONDE LAS MANOS ABRAZAN EL BARRO

Sus manos expertas abrazan el barro. Casi está terminando la jornada y se nota cansado. Mira a su alrededor y se siente orgulloso de lo que ve. Decenas de botijos descansan en el suelo secándose a temperatura ambiente antes de meterlas en el horno. El torno no ha parado hoy de rodar a un ritmo constante. Está terminando de moldear la penúltima pieza, ya solo le queda una pella. Sus manos recién mojadas en el albañal, se deslizan por el barro, dando forma en contra de la fuerza centrífuga. Está concentrado. Con paciencia y determinación utiliza la caña y el hilo para acabar la pieza. Ya solo le queda una para terminar. Coge la pella de barro y hace el mismo movimiento repetido durante todo el día. Alvaro que es alfarero desde que tiene uso de razón, siempre consigue piezas simétricas, de líneas puras y ligeras. Dicen que un buen alfarero es aquel que consigue esas piezas y Alvaro lo es. Todas exactas a simple vista. Mira el reloj colgado de la pared. Ya es hora de finalizar el día. Alvaro acaba la faena, cuelga su delantal y mira de nuevo a su alrededor. El trabajo de toda una jornada descansa allí. Cierra la puerta y se dirige hacia su casa. En su mente le revoloteaba una quintilla que le oía recitar su abuelo…

“Oficio noble y bizarro,
        de entre todos el primero,
        pues, siendo el hombre de barro,
        Dios fue el primer alfarero
        y el hombre el primer cacharro”

 

“La Rambla, donde las manos abrazan el barro”

 

Este es el día a día de Alvaro, pero podría ser el de cualquier alfarero de La Rambla, en Córdoba. Desde la antigüedad hasta nuestros días, la industria alfarera ha sido de gran importancia para la comarca, sobre todo en esta localidad. Los antiguos pobladores de estos lares, ya moldeaban el barro. En el yacimiento de “La Minilla”, fueron encontrados unos vasos campaniformes con una antigüedad de cuatro mil años. Esta tradicional profesión se ha ido heredando de generación en generación en La Rambla.

Barro, agua, fuego y aire. Son los cuatro elementos que en las manos del alfarero adquieren forma. La materia prima utilizada por los alfareros de La Rambla es de excelente calidad. Se extrae de las canteras situadas a pocos kilómetros del pueblo. Estas piezas siguen respetando las formas tradicionales de siempre. Una de las mas elaboradas en La Rambla es el botijo. Personalmente me recuerda a mi infancia. Recuerdo que mi abuelo se refrescaba con un botijo, lo tenía en el brocal del pozo que había junto a la casa. Esta pieza nos ha estado acompañando en nuestra cultura toda la vida. Aunque siempre ha estado muy ligado a la agricultura cuando en el campo se trabajaba de sol a sol, el botijo es un símbolo nacional.

Actualmente en La Rambla se está promoviendo la campaña “Emotijo”, en la que se pretende conseguir la inclusión del botijo entre los emoticonos de WhatsApp.

En La Rambla hace tan solo una año, se ha creado un proyecto sostenible para contribuir con la puesta en valor de la artesanía y de la inclusión laboral y social de personas con discapacidad intelectual. Se llama Botijo.online y el 100% de los beneficios son donados a la Asociación de discapacitados Nuestra Señora de la Esperanza de La Rambla.

La Rambla cuenta con un Museo de la cerámica, situado junto al torreón del Castillo. En este museo se exponen las magníficas piezas premiadas en el concurso de la “Feria Internacional de Alfarería y Cerámica de La Rambla”, la más antigua de España. Esta se celebra en La Rambla desde el año 1926 coincidiendo con las fiestas en honor a San Lorenzo.

La Rambla es una buena opción para pasar un fin de semana y conocer su patrimonio Histórico Artístico. Además cuenta con una gastronomía excelente, en el que la materia prima en los productos de temporada ensalzan los platos Rambleños.

 

 

Teresa Lorenzo

Agradecimientos:

Gracias al proyecto de Guadalinfo  “A una hora de” por impulsar y dar a conocer el turismo rural andaluz, con la Ruta “Sabores de la Tierra” fomentando la sostenibilidad de los destinos turísticos de la Campiña Sur Cordobesa.

Colabora:

Tysa Ford

Booking.com

Taberna gastronómica La Cepa



Teresa Lorenzo, madre, viajera y bloguera. Mi pasión por viajar, conocer mundo y la buena gastronomía me llevaron a fundar mi blog, que toma el nombre de un faro fabuloso y con historia. Mi objetivo: enseñar que es posible viajar con niños y disfrutar de maravillosas experiencias en familia.


'LA RAMBLA, DONDE LAS MANOS ABRAZAN EL BARRO' Realiza un comentario.

Se el primero en comentar este post!

Realiza un comentario

Your email address will not be published.

Website Protected by Spam Master


*

Tanto los textos como las imágenes de esta web pertenecen a la autora del blog de viajes El Faro de la Jument Teresa Lorenzo. Se podrá reproducir citando bajo licencia Creative Commons con el consentimiento previo de la autora.

CREATIVE-COMMONS Creado por Quinceweb.com

USO DE COOKIES

Navega tranquilo. Usamos cookies para mejorar la experiencia usuario. política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies