DOCE FAROS DE FINISTERRE, EN LA BRETAÑA FRANCESA, QUE NO TE DEBES PERDER

Mi relación con los faros comienza desde pequeña. Con cariño recuerdo un libro, “El Faro del Fin del Mundo” de Julio Verne. Fue el primer libro que leí, supongo que mi pasión por los viajes tuvo mucho que ver con esta y otras obras de Verne que cayeron en mis manos. Hace unos días en casa movimos una librería de sitio y allí estaba. Lo abrí y sus páginas color sepia me cautivaron de nuevo, allí estaba otra vez llamándome “El Faro del Fin del Mundo”.

Verne podría haber situado su novela en Finisterre, en la Bretaña Francesa, una zona que cada vez que visito no deja de sorprenderme, hay gran cantidad de faros y de señales marítimas. Estos son imprescindibles, ya que sus costas presentan una infinita variedad de acantilados, islas y arrecifes.

¿Que enigma tienen los faros que a todos nos atrae?

Desde la antigüedad estas construcciones han estado ligadas a la navegación, para señalar donde se encontraba la tierra. Pero la figura de los faros va mas allá. Están rodeados de un aurea de misticismo y romanticismo y, por supuesto, vivir en uno de ellos puede ser una aventura. Hoy os mostraré 12 espectaculares faros enclavados en esta región que merece la pena conocerlos.

¿Te vienes conmigo a conocer los 12 faros mas espectaculares de Finisterre? Venga, acompáñame!!

FARO DE LA ISLA DE LOÜET

Faro de Louet

El Faro de la Isla de Loüet es muy singular. Es una casa-faro situada en una pequeña isla frente a Carantec, en la Bahía de Morlaix. Es de torre cuadrada, se construyó en 1860 y se automatizó en 1962. El Faro junto con la casa del guardián son unas de las construcciones mas representativas de La Bretaña. ¿A que te gustaría alojarte en esta isla? Pues desde hace un año, la antigua casa del farero fue renovada para que todos tuviésemos la oportunidad de alojarnos. Cerca está el Castillo de Taureau, que se construyó para proteger la Bahía de Morlaix de los Ingleses. Este castillo es visitable en verano, pero al estar enclavado en un islote solo se puede llegar en barco.

FARO DE LA ISLA VIERGE

Con sus 82 metros de alto el Faro de la Isla Vierge es el mas alto de Europa. Se construyó porque las autoridades portuarias no estaban satisfechas con la visibilidad del faro anterior, así que este pequeño islote dispone de dos faros. Este faro es visitable, se llega a pie en la bajamar o si lo prefieres desde el pequeño puerto de Lilia parte un barquito hacia la misma. Dentro del faro hay una larguísima escalera de caracol, 397 escalones. Desde lo alto, la vista es espectacular. Fue el último faro habitado en La Bretaña.

FARO DE LA ISLA DE BATZ

Faro de la Isla de Batz

 

Para llegar a la Isla de Batz hay que coger el barco desde Roscoff. Desde todos los puntos de la isla se ve su imponente faro, el “Fhare de la L’Ile de Batz”. Nosotros optamos por seguir los senderos costeros que bordean la costa y pasar junto a este faro. En el faro hicimos una parada para descansar y comer, así que sacamos nuestro picnic y a disfrutar de la fantástica vista panorámica de la bahía. A este faro se puede subir, pero hay que tener en cuenta que tiene 44 metros de altura y cuenta con 210 peldaños. Se construyó en 1834 y su linterna tiene un alcance de 20 millas. Merece la pena pasar un día en la Isla y caminar por los senderos costeros. Esta pequeña isla es un pequeño paraíso, perfecta para visitarla con niños.

FARO DE LA ISLA DE WRAC´H

El faro Isla de Wrac´h está situado en una de las Islas del archipiélago de Lilia, aldea de la comuna de Plouguerneau, en el estuario del Aber Wrac´h. Se construyó en 1845 y mide 14 metros. Su torre cuadrada, el color rojo de su cúpula y la imagen de casa-faro en un emplazamiento tan bello, hacen de este lugar uno de los mas curiosos de La Bretaña, los “Abers”. El agua penetra en la tierra y la tierra en el agua, ofreciéndonos imágenes que cortan el aliento. Cerca hay unas bonitas playas de arena blanca muy fina. Desde 1996 se en el faro se realizan exposiciones en lo que fue la casa del guardián y su familia. El horario para visitarlo depende de la bajamar. El faro se puede admirar desde tierra sin tener que ir a la isla desde los pinares de la aldea de Lándeda.

FARO DE LE FOUR

Faro de Le Four, Bretaña Francesa

El Faro de “Le Four” domina el “Canal de Le Four”, entre el Canal de Iroise y el Canal de la Mancha. Mide 28 metros y está construido en un islote de 25 metros de diámetro. Este faro está erigido en el mar y se exigieron esfuerzos titánicos para su construcción. Para ver este faro hay que llegar hasta la iglesia de Porspoder. Se tuerce a la izquierda se ve una capilla en la hay un mercadillo de artesanos. Tras la capilla hay un pequeño y escondido sendero con un arroyo, entre mucha vegetación. Este arroyo desemboca en el mar junto a rocas de cantos rorados. Desde este punto se puede contemplar el Faro de Le Four.

FARO DE ST. MATHIEU

Faro de Saint Mathieu

Particularmente el Faro de Saint Matieu tiene muchísimo encanto, está situado junto a una Abadía Benedictina, en un paraje de gran belleza, en el pueblo Plougonvelin. El Faro mide 37 metros y es visitable. La torre blanca y la cúpula roja de este faro hace que sea un poco singular, pero sobre todo por la silueta que a lo lejos forman el conjunto del faro y la abadía. Cerca se encuentra el semáforo marítimo actual de torre blanca y cuadrada, pero tras la abadía está el primer semáforo primitivo.

 

FARO DE CREAC´H

Faro de Creach, Isla de Ouessant

El Faro de Creac´h está situado en La Isla de Ouessant. Este se caracteriza por sus rayas blancas y negras. tiene un alcance de 32 millas lo que lo convierte en uno de los faros mas potentes del mundo y se encuentra en la Punta del Pern. No se visita pero por la parte trasera se encuentra el Museo de Faros y Balizas. Es una visita imprescindible, representa la historia de la señalización marítima hasta la actualidad. Además en esta zona hay unos peñascos muy peculiares y el color del mar es de un azul ultramar muy intenso.

FARO DE NIVIDIC

Faro de Nividic, Isña de Ouessant

El faro de Nividic está también en la Punta del Pern en la Isla de Ouessant. Mide 30,40 metros de alto y está en un escollo en el mar y para los fareros era una tarea muy difícil llegar a este faro ya que las corrientes en esta punta son tremendas. Para ello construyeron unos postes unidos por un cable del que pendía una cesta (tipo globo aerostático) para llegar al faro. Actualmente está automatizado. Para llegar puedes hacerlo a pié después de ver el museo de Faros y Balizas de Creac´h. Bordeando la costa hay un sendero fascinante que te lleva a este faro.

FARO DE LA JUMENT

Faro de la Jument, Isla de Ouessant

El Faro de la Jument se supone que lo conocéis, ya que da nombre a este blog. Mide 47,40 metros y está situado frente a la Isla de Ouessant, en un peñasco en medio del mar. Después de los numerosos naufragios acaecidos en la zona, en 1904 fue construido en una roca que solo permanece seca solo algunas horas al días, así que su construcción fue una tarea bastante compleja. El faro fue automatizado en 1991 así que no ya vive en el ningún farero. Imaginaos como podría ser la vida en un faro pisando tierra cada 15 días, solo rodeado por agua. Hay una foto de este faro en el que el farero es casi tragado por las olas, el fotógrafo Jean Guichard sobrevolaba en helicóptero La Jument un día de temporal cuando buscaba olas gigantescas para fotografiarlas y sin buscarlo fotografió el momento mas impresionante de historias de faros.

FARO DE STIFF

Faro de Stiff, Isla de Ouessant

El faro de Stiff se encuentra en la Bahía del mismo nombre en la Isla de Ouessant. Lo construyó Vauban en 1695, siendo uno de los faros mas antiguos de Francia y mide 59,40 metros de altura. Tiene 104 escalones y desde arriba hay unas vistas impresionantes hacia el Mar de Iroise. Cerca se encuentra la Torre-Radar y el Puerto de Stiff que es donde se desembarca al llegar a la isla. A este faro se puede llegar en bicicleta a través de una pequeña carretera desde Lampaul, la capital de la isla, pero lo mas aconsejable es llegar por un sendero desde el pequeño Puerto de Calgrac´h. Yo lo hice a pie por el sendero y se tarda unas 3 horas. Está recién restaurado y es visitable. Desde Julio de 2011 está catalogado como Monumento de Francia.

FARO DE LA VIEILLE

Faro de La Vieille

El Faro de la Vieille se encuentra en medio del mar de Iroise. Es de torre cuadrada y mide 26,90 metros de alto. Su construcción fue bastante compleja debido a su emplazamiento, tardaron 10 años en construirlo. Está situado en la Punta de Raz en el término municipal de Plogloff. Centenares de aves acuáticas anidan entre las rocas. La vista es de esta punta es una maravilla, al fondo se divisa La Isla de Sein.

FARO DE ECKMÜHL

Faro de Eckmulh en la Punta de Penmarch

El Faro de Eckmühl es de torre octogonal y mide 65 metros de altura. Está en la Punta de Penmarc´h. Se construyó en 1897 con una piedra mas resistente que el granito, la kersantita. Su blanca cúpula de metal es muy decorativa y llamativa. Tras el Faro de Eckmühl se divisa la torre del antiguo faro, en desuso, una torre defensiva de planta cuadrada, y el semáforo de la Marina Nacional, así como una antigua capilla. ¿Os preguntaréis porqué tantos faros en este lugar? La peligrosidad de los escollos, la intensa niebla, las grandes tempestades y las fuertes corrientes hacen que este emplazamiento sea testigo de numerosos naufrágios. Este faro es visitable en los meses de verano.

 

Finisterre está expuesto a los vientos del Atlantico y posee un dramatismo que justifica su nombre: Finisterre “Fin de la Tierra”
Teresa Lorenzo.

Capítulo 8 “La reparación de Maule”
“Durante esa noche se estuvieron acumulando grandes masas de nubes negruzcas en el horizonte, la temperatura subió hasta dieciséis grados, y el barómetro indicaba tiempo tormentoso. El cielo se iluminaba a intervalos por los relámpagos. Los truenos eran ensordecedores y el viento arreciaba con una violencia, que era insólita incluso en aquellos parajes. El mar saltaba en olas gigantescas sobre los arrecifes, e iba a estrellarse contra el acantilado de la costa”
“Tan intensa era la tempestad y la marejada, que un fortísimo oleaje había invadido la caleta. El agua llegaba hasta el alojamiento de los torreros y los golpes de mar alcanzaban el bosquecillo de hayas, media milla mas allá del faro”

Texto de la novela “El Faro del fin del mundo” de Julio Verne.



Teresa Lorenzo, madre, viajera y bloguera. Mi pasión por viajar, conocer mundo y la buena gastronomía me llevaron a fundar mi blog, que toma el nombre de un faro fabuloso y con historia. Mi objetivo: enseñar que es posible viajar con niños y disfrutar de maravillosas experiencias en familia.


Tanto los textos como las imágenes de esta web pertenecen a la autora del blog de viajes El Faro de la Jument Teresa Lorenzo. Se podrá reproducir citando bajo licencia Creative Commons con el consentimiento previo de la autora.

CREATIVE-COMMONS Creado por Quinceweb.com

USO DE COOKIES

Navega tranquilo. Usamos cookies para mejorar la experiencia usuario. política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies