RYE: UN VIAJE AL PASADO

Ojeando la guía de Inglaterra antes de nuestro tercer viaje a Londres en 2010, me llamó la atención un pueblo del condado de Sussex por poseer uno de lo trazados medievales mejor conservados de Inglaterra. El pueblo es RYE, en el que el tiempo parece haberse detenido entre casitas de entramado de madera y empedradas callejuelas.

Rye se encuentra a solo una hora en tren desde Lóndres. Sale de la estación de St Pancras y el precio del billete pueden variar según la antelación con la que lo compres. Creo recordar que nos costó unas 30 Libras por persona. En la visita a Rye nos acompañaba Isabel, hermana de mi marido, afincada en Londres desde 2005, lo que nos supuso aparte de su agradable compañía, que no tuviésemos problemas con nuestro escaso dominio de la lengua inglesa.

En tren camino de Rye se divisaba la verde campiña inglesa con miles de ovejas pastando. Estas ovejas son “La Southdown” que es una de las razas inglesas más antiguas, famosas por su preciada carne y lana.

Llegamos a la estación de Rye sobre las 12:00 y al bajarnos nos percatamos de la cercanía del mar al escuchar las numerosas gaviotas que revoloteaban el aire. Esta Villa jugó un papel importante en la defensa de la costa sur de Inglaterra, aunque hoy en día el pueblo se encuentra a 3 kilómetros del mar ya que en el Siglo XVI el muelle se encenagó y lo que rodeaRye es el Río Rother y varios canales.

De la estación nos dirigimos hacia el centro del pueblo, no sin antes pararnos a tomar una pinta en el pub “Cinque Ports”. Al salir caía la típica e inconfundible llovizna inglesa y al no llevar paraguas paramos en una tienda de la calle Market Road a comprar algunos.

Seguimos por la misma calle hasta desembocar en la High street, arteria principal de la Villa en la que predominan los comercios locales los cuales son realmente peculiares y nada que ver con las repetidas franquicias que se pueden ver en las ciudades.

Seguimos por la High Street maravillados con el conjunto arquitectónico de casitas de entramado de madera de estilo Tudor y calles empedradas. Al doblar hacia la Lion Street se ve la Torre de la Iglesia de St Mary´s, en la que se encuentra el reloj en funcionamiento mas antiguo de Inglaterra, datado de 1561.

Rye

Rye

Rye

Rye

Rye

Bordeamos la iglesia por la izquierda bajo los arcos de los robustos contrafuertes, buscando un restaurante que nos recomendó el tendero al que le compramos los paraguas. Llegamos a la muralla junto a la Ypres Tower, torre construida como castillo en 1250 para proteger la cuidad. Este castillo ha tenido muchas funciones a través de la historia, como vivienda, cárcel e incluso depósito de cadáveres. Hoy en día es el Museo de la historia de Rye. http://www.ryesussex.co.uk/.

Rye

RYe

Al llegar a este punto ya se ven los canales y justo por la muralla del Castillo baja una escalera que te lleva al Pub-restaurante que nos aconsejó el tendero, el PubYpres Castle Inn y bajamos ya que era hora de comer. Desde este punto hay unas vistas impresionantes al Río Rother, donde permanece amarrada la flota pesquera de Rye. Los pescadores de este puerto abastecen de productos del mar a los diferentes restaurantes de Rye. Productos como vieras, gambas, un cangrejo local y pescado fresco. Para comer elegimos el famoso fish and chip, bastante aconsejable, y unas gambas de la zona. Si tienes la suerte de estar en Rye un Domingo por la tarde, en este pub podrás disfrutar de música en directo.

Rye

Después de comer nos dirigimos hacia la Iglesia Anglicana de St Mary´s. Está rodeada de un coqueto cementerio donde las dispersas lápidas están cubiertas de verdín. Las casas de alrededor forman un bellísimo conjunto de casas deestilo Tudor magníficamente conservadas. Entramos en la iglesia y lo que nos llamó la atención fue una zona de juegos habilitada para niños y una zona de lectura, algo extraño en las iglesias que por aquí estamos acostumbrados a ver.

Fletcher´s House” en la Lión Street.  Este acogedor salón de té no puede ser mas British. Las gruesas vigas de madera del techo, la chispeante chimenea y el olor a hogar parece que te transporta a otra época viendo los ahuecados peinados, los vestidos floreados y los cutis empolvados de las ancianas, mayoritariamente puntuales usuarias de este afamado local. La casa en la que está este salón de té perteneció al Dramaturgo John Fletcher (1579-1625) que nació aquí, siendo este el tercer hijo de un clérigo que se convirtió en obispo de Londres. En el salón de té tienen una amplia carta de mercado para almorzar, pero nosotros por la hora, tomamos un té Inglés con unos deliciosos scones con crema dignos de la misma reina de Inglaterra. Volvería a Rye solo para comer esta delicia para el paladar. También hacen unas tartas caseras muy apetitosas.

Ya comidos y merendados nos dirigimos hacia la Mermaid Street buscando el Strand Quay en el que atracan los barcos de recreo. En esta zona se celebran los viernes un mercado de granjeros. Cogemos la bonita y florida calle The Mint hacia la High Street que como antes indiqué es la calle comercial en la que podemos encontrar todo tipo de comercios locales y tradicionales; tiendas de los famosos caramelos de Rye, de antigüedades, de decoración, galerías de arte, de ultramarinos, salones de the, restaurantes familiares, ect …

Rye

Rye

De la High Street seguimos hacia la Hilder Cliff hasta llegar a una de las puertas de la ciudad. Tower Street, Cinque Ports Street, Ferry Road hasta cruzar las vía del tren para llegar al molino de viento, que en la actualidad se ha convertido en un Bed and Breakfast “Rye Windmill B&B”, cuyas habitaciones dan al canal.

Y….. ya llegó la hora de volver a Lóndres, el tren nos espera después de pasar un bonito día en la costa Sur de Inglaterra. Estábamos cansados los tres pero pasamos un maravilloso día que nos transportó a otra época, alejados de la ajetreada y estresante urbe Londinense.

Teresa Lorenzo



Teresa Lorenzo, madre, viajera y bloguera. Mi pasión por viajar, conocer mundo y la buena gastronomía me llevaron a fundar mi blog, que toma el nombre de un faro fabuloso y con historia. Mi objetivo: enseñar que es posible viajar con niños y disfrutar de maravillosas experiencias en familia.


Tanto los textos como las imágenes de esta web pertenecen a la autora del blog de viajes El Faro de la Jument Teresa Lorenzo. Se podrá reproducir citando bajo licencia Creative Commons con el consentimiento previo de la autora.

CREATIVE-COMMONS Creado por Quinceweb.com

USO DE COOKIES

Navega tranquilo. Usamos cookies para mejorar la experiencia usuario. política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies